Con ocasión del viaje apostólico que realizará Benedicto XVI a Alemania del 22 al 25 de septiembre próximos, se han publicado las estadísticas de la Iglesia católica en ese país. Los datos, actualizados al 31 de diciembre de 2010, proceden de la Oficina Central de Estadística de la Iglesia.

Alemania, cuya capital es Berlín, tiene una población de 81.751.000 habitantes, de los que 24.675.000 son católicos; el 30,18 % de la población.

Existen 29 circunscripciones eclesiásticas y 11.483 parroquias. Actualmente hay 113 obispos, 17.274 sacerdotes, 28.651 religiosos, 1.657 miembros laicos de institutos seculares y 10.060 catequistas. Los seminaristas menores son 2.303 y los mayores 1.151.
Un total de 1.013.981 alumnos asisten a los 9.439 centros de educación católicos, desde las escuelas maternas hasta la universidad.
Por lo que concierne a los centros caritativos y sociales de propiedad de la Iglesia o que son dirigidos por eclesiásticos o religiosos, en Alemania hay: 444 hospitales, 1.368 ambulatorios, 2.804 hogares para ancianos e inválidos, 1.172 orfanatos y guarderías, 2.176 consultorios familiares y otros centros para la protección de la vida, 2.204 centros especiales de educación o reeducación social y 468 instituciones de otro tipo.
Fuente: PV-ALEMANIA/ VIS 20110906 (210)

Desciende la proporción de católicos Leer el resto de esta entrada »

 Con cierto retraso retomamos nuestra ya habitual categoría dedicada a las audiencias generales de los miércoles de Benedicto XVI. El pasado miércoles 7 de septiembre retomó su catequesis en torno a “la escuela de oración”, dedicando la audiencia general al comentario del salmo 3. Ayer miércoles 14 de septiembre, la catequesis se centró en torno al salmo 22, del que hizo el siguiente resumen:

“En la catequesis de hoy afrontaremos un salmo con fuertes implicaciones cristológicas, que continuamente aparece en los relatos de la pasión de Jesús. En él se presenta la figura de un inocente perseguido y circundado de adversarios que le desean la muerte. El Señor calla. Este silencio mina el ánimo del orante. El salmista no puede creer que la relación con Dios se haya interrumpido totalmente. Entonces, le pregunta el motivo de un abandono tan incomprensible, al tiempo que afirma que “su” Dios no puede desampararlo. Las palabras iniciales de este salmo: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?, son puestas en los labios de Jesús como grito durante su agonía en la cruz. Pero este grito, es una oración. Con ella, Jesús mantiene la carga de un indecible sufrimiento, a la vez que se abre a la certeza de la gloria. La victoria de la fe puede transformar la muerte en don de la vida, el abismo de dolor en fuente de esperanza. Al final, el salmo muestra que la vida ha triunfado. El Dios de la salvación se ha manifestado como Señor, y todos los confines de la tierra lo celebrarán.

Cfr. Texto completo de la audiencia: Benedicto XVI: Dios está presente en el momento de la angustia

Otras noticias: Leer el resto de esta entrada »

El martirio de la Virgen María

Jueves, 15 septiembre, 2011

 Hoy es Nuestra Señora, la Virgen de los Dolores. Te  copio este asombroso texto de san Bernardo acerca del martirio de la Virgen:

“El martirio de la Virgen queda atestiguado por la profecía de Simeón y por el mismo relato de la pasión del Señor. Éste —dice el santo anciano, refiriéndose al niño Jesús— está puesto como una bandera discutida; y a ti —añade, dirigiéndose a María— una espada te traspasará el alma.
En verdad, Madre santa, una espada traspasó tu alma (…) En efecto, cuando Jesús (…) hubo expirado, la cruel espada que abrió su costado, sin perdonarlo aun después de muerto, cuando ya no podía hacerle mal alguno, no llegó a tocar su alma, pero sí atravesó la tuya. Porque el alma de Jesús ya no estaba allí, en cambio la tuya no podía ser arrancada de aquel lugar. Por tanto, la punzada del dolor atravesó tu alma, y, por esto, con toda razón, te llamamos más que mártir, ya que tus sentimientos de compasión superaron las sensaciones del dolor corporal”. De los sermones de san Bernardo, abad (Sermón en el Domingo infraoctava de la Asunción, 14-15: OPERA OMNIA, edición cisterciense, 5 (1968), (273-274) LA MADRE ESTABA JUNTO A LA CRUZ

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 566 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: