El encuentro con el Resucitado

Martes, 10 mayo, 2011

¿Cómo es posible que los fugitivos del Viernes Santo se hayan convertido en los animosos testigos del Resucitado, dispuestos a dar la vida por Él? ¿Qué ha ocurrido entre la hora del abandono de Jesús en la cruz y el inicio sorprendente del impulso misionero de la Iglesia naciente? Según refieren los relatos de las apariciones del Resucitado, Jesús se presentó a algunas mujeres y hombres, mostrándoseles «vivo, después de su pasión» (Hechos de los Apóstoles 1, 3).

La iniciativa siempre corresponde al Resucitado: es Él quien se aparece. Al comienzo de la fe cristiana no está la emotividad de una hora extrema, sino la acción de Dios que se ofrece al hombre. La fe nace del anuncio; se nos otorga desde fuera, a través de la escucha de la Palabra que salva, en la que nos alcanza el Verbo de la vida. El encuentro con el Resucitado no es algo que acontece en la intimidad de los discípulos, sino algo que les sobreviene. Leer el resto de esta entrada »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 559 seguidores

%d personas les gusta esto: