La hormiga y la lente de contacto

Sábado, 19 marzo, 2011

Aquella joven disfrutaba con sus amigos de una excelente excursión de domingo. La ascensión por la montaña iba bien hasta que en un determinado momento, mientras se tomaba un respido en un borde de una roca, un golpe de una cuerda en su ojo hizo que su lente de contacto saltara por los aires, cayendo hacia el vacío…
Ahí estaba ella, con su vista borrosa, y algo inquieta comenzó a pedir al Señor que la ayudase a encontrar su lentilla. Cuando llegó a la cima, un amigo examinó su ojo y su ropa buscando la lente, pero no la pudieron encontrar. Ya en la cima rezó así: “Señor, Tú puedes ver estas montañas. Tú conoces cada piedra y cada hoja, y Tú sabes exactamente dónde está mi lente de contacto. Por favor ayúdame.”

Comenzó el descenso. Al llegar abajo, encontraron a otro grupo de excursionistas. Uno de ellos les gritó: “¿Alguien de vosotros ha perdido una lente de contacto?”…
Bueno, esto ya hubiera sido suficientemente impactante, pero… ¿Sabes cómo encontró aquel montañero la lentilla? Por una hormiga que se movía lentamente a través de la roca, cargando la lente y que al brillar por el sol le llamó la atención.
Cuando aquella joven llegó a su casa y le contó a su padre, lo de la oración y la hormiga de la lentilla, éste que tenía mucha afición al dibujo, hizo una caricatura en la que se veía a una hormiga cargando con lente de contacto mientras iba diciendo: “Señor, no sé por qué Tu quieres que yo cargue esta cosa. No puedo comérmela, y es muy pesada. Pero si eso es lo que Tu quieres que haga, yo la cargaré para Ti.”

No sabemos muchas veces el sentido que se esconde en situaciones personales dolorosas, pero siempre nos queda la confianza en que Dios nos quiere, Él sabe más y puede permitir que se den momentos muy dolorosos en nuestras vidas pero, si bien El no quiere nuestro sufrimiento, cuenta con ello, porque nos da la posibilidad de sacar de esos males, bienes.

Fuente: en la red hay varias narraciones parecidas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 568 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: