El rehacerse de la flor de loto

Miércoles, 16 marzo, 2011

flor de loto

Japón fue sacudido por un terremoto y un maremoto. Se habla de 14.000 mil muertos y de deterioros casi irreparables. La central nuclear de Fukushima al parecer está arrojando dosis de radiaciones, invisibles e inodoras, pero que pueden llegar a ser mortales si no se consigue enfriar el núcleo del reactor.

A pesar de los progresos de la ciencia humana y la riqueza de tecnología japonesa para prevenir, construir, encauzar y hasta mudar el curso de tantos elementos y hasta de las vidas humanas, lamentablemente, la naturaleza ha sido una vez más implacable, como se ha vuelto a manifestar en esta horrible catástrofe.

La flor de loto es un distintivo antiguo del mundo asiático. La flor de loto significa la creación y la inocencia. Por su delicada perfección se identifica con la luz, anhelo fundamental de alma humana.

También representa el sol y el círculo de retornos, por esa característica que tiene de abrir y cerrar sus pétalos al amanecer y al atardecer.

Los japoneses se encuentran ahora llamados una vez más a recobrar el espíritu de volver reconstruir el país. Quizás sea también el momento de mirar la flor de loto, para que inspire su abrir y cerrarse este nuevo renacimiento y le otorgue su belleza y su pureza.

Cfr. Solidaridad con Japón: Oración continua en Lourdes

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 559 seguidores

%d personas les gusta esto: