¡Qué desahogo!

Miércoles, 9 febrero, 2011

Los siete detectives fue una de las series semanales de televisión con más éxito en Japón. Los siete actores principales eran muy conocidos, y el título recordaba a la famosa película de Kurosawa, Los siete samuráis, de donde procedían varios actores de este programa.

En la primera escena se ve cómo los siete policías, que visten de paisano, van llegando a la sala de su sección y se sientan alrededor de una mesa que preside el jefe. A las 9 en punto se ponen todos de pie y se saludan con una inclinación de cabeza. Se sientan, y cada uno se pone a ordenar en silencio sus documentos…. Pero enseguida suena el teléfono. Rostros expectantes. El jefe coge el teléfono, escucha, asiente, cuelga, y les dice que tienen que ir al lugar de un crimen.

En la siguiente escena se les ve corriendo hacia dos coches negros y salen disparados con la sirena sonando. Llegan junto al cadáver. Mientras los policías de uniforme hablan con el jefe, los otros toman fotos, recogen objetos, interrogan testigos y… justo antes de terminar el programa, ponen las esposas al sospechoso.

Me dije que no la vería más porque todas las semanas tenía el mismo formato y el mismo mensaje. Era un aburrimiento. Pero la semana siguiente caí en la tentación de verlo por última vez y me encontré con un tema muy distinto al habitual. Leer el resto de esta entrada »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 563 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: