Fiodor Dostoievski: «no conozco nada más bello, profundo, comprensivo, razonable, viril y perfecto que Cristo».

Viernes, 13 agosto, 2010

Fiodor Dostoievski

Seguimos con el libro de José Ramón Aiyón, “10 ateos cambian de autobús”, y continuamos la entrada que dejamos a medias: Fiódor Dostoievski: “De repente, como por milagro, todo el odio y el rencor se desvanecieron en mi corazón”

La familiaridad de Dostoievski con las páginas evangélicas estará presente, a partir de su prisión en Siberia, en todas sus grandes novelas. Y no se trata de un conocimiento teórico ni de la mera aceptación de unas ideas sublimes, sino de una adhesión profunda a la persona de Jesucristo. Llegará a afirmar que no conoce nada «más bello, profundo, comprensivo, razonable, viril y perfecto que Cristo».

Dice Stefan Zweig que, cuando Dios quiere forjar un novelista, le hace vivir todas las situaciones y sentimientos: las mieles del triunfo, el sufrimiento insoportable y las cloacas de la miseria humana. Así es como crea a Dostoievski. Desde la experiencia siberiana, el dolor físico, las privaciones de todo género, la humillación, el aguijón de las pasiones, el desequilibrio nervioso y otros serios conflictos van a hacer de Dostoievski un hombre torturado. Morirá con sesenta años, pero habrá vivido siglos de tormento. Y, sin embargo, su espíritu, que es complejo hasta la contradicción, presiente la santidad de la mano que le azota: «Dios me ha atormentado toda la vida», dirá por boca de uno de sus personajes.

Toda la gran sensibilidad y emotividad del novelista alimentan su fe, pero después de haber abordado las más difíciles objeciones intelectuales y de haber vivido en las más penosas circunstancias. Por eso, a propósito de ciertas críticas, Dostoievski recuerda los capítulos que en Los hermanos Karamazov hacen referencia al Gran Inquisidor y al sufrimiento de los niños, y escribe:

Los ignorantes se han burlado de mi oscurantismo y del carácter retrógrado de mi fe. Pero esos imbéciles ni siquiera conciben una negación de Dios tan fuerte como la que manifiesto en la novela. En toda Europa no se encuentra expresión tan poderosa de ateísmo. Por tanto, yo no creo en Cristo como un niño. A través del tornillo de la duda es como ha llegado mi hosana”.

Dostoievski conocerá las agonías de la duda, será pecador, pero en la prisión ha encontrado definitivamente a Cristo, el hecho capital sin el que su obra no podría explicarse. Muchas veces se ha señalado que lo que tortura a sus personajes no es la enfermedad, la pobreza o el desamor: es simplemente Dios. Como si su autor les librase de las pequeñas ocupaciones cotidianas para situarles el día entero frente al misterio. Y así es. El abismo del corazón humano le atrae de forma irresistible, y en él encuentra su verdadero mundo. Sus personajes son de carne, pero la carne es en ellos juguete absoluto del espíritu. Casi siempre tímidos y temerosos, humillados, desasosegados, confusos. Cada uno es una llama de inquietud, un atormentado que busca a trompicones la verdad: ¿quién soy?, ¿qué hago en este mundo?, ¿qué puedo esperar de Dios? Son criaturas que se recortan sobre el cielo de la religión, obsesionados por los problemas eternos.

About these ads

2 Responses to “Fiodor Dostoievski: «no conozco nada más bello, profundo, comprensivo, razonable, viril y perfecto que Cristo».”


  1. [...] Viernes, 20 Agosto, 2010 Los últimos viernes los hemos dedicado a Fiódor Dostoievsky, siguiendo el libro de José Ramón Aiyón, “10 ateos cambian de autobús”. Esta entrada es continuación de: y continuamos la entrada que dejamos a medias: Fiodor Dostoievski: «no conozco nada más bello, profundo, comprensivo, razonable, viril y perfecto… [...]


  2. Tus recopilaciones me han sido muy útiles para una entrada que he creado en mi blog sobre la historia espiritual de Dostoyevsky:

    http://creyentesintelectuales.blogspot.mx/2013/07/fiodor-dostoyevsky.html

    Me gustaría saber si puedes darme la referencia de mi última cita.
    También me gustaría que te dieras una vuelta por mi blog.

    Muchas gracias por compartir hermano. Que Dios te bendiga.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 542 seguidores

%d personas les gusta esto: