¡Hermano Tomás!… ¡Corre mira! ¡Un buey que vuela!

Lunes, 18 enero, 2010

Este es el relato que trascribo a continuación, esta sacado del libro “La Luz Apacible” de Louis de Wohl. Es una de  esas anécdotas que se quedan ahí dentro, en la memoria del corazón, por la impresión que queda:

A Tomás le habían puesto el mote de Buey mudo de Sicilia, hasta que lo había ocurrido en Nápoles se había repetido. Se burlaban de su imperturbable calma y su ingenua credulidad. Sólo una vez había reaccionado con prontitud. Le habían gritado desde el claustro, al pie de su ventana: “¡Hermano Tomas! ¡Hermano Tomás!… ¡Corre mira! ¡Un buey que vuela!”. Mansamente, se acerco a la ventana, siendo recibido con sonaras carcajadas… “¡Se lo ha creído! ¡Se lo ha creído!” Gritaban todos. “¡Es bobo!” Tomás, imperturbable, respondió:

“prefiero creer que un buey puede volar a pensar que un dominico miente…”.

Las risas se desvanecieron como por ensalmo, pero aquello le dolió mucho, por proceder de quien procedía. Su aguda réplica ponía de manifiesto que un hombre tranquilo, cuando se le fuerza a atacar, puede ser peligroso, y que es menos arriesgado pinchar a un elefante que a un ángel.

About these ads

One Response to “¡Hermano Tomás!… ¡Corre mira! ¡Un buey que vuela!”


  1. [...] ¿Por qué no debo criticar? (cfr. ¡Hermano Tomás!… ¡Corre mira! ¡Un buey que vuela!) [...]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 543 seguidores

%d personas les gusta esto: