Premio nobel de medicina 2009

Jueves, 8 octubre, 2009

Desde el lunes 5 de octubre, se conoce la ganadora del Premio Nobel de medicina del año 2009. Se trata de Elizabeth Blackburn, una investigadora de la University of California, San Francisco (UCSF). La Fundación Nobel le ha otorgado el galardón como reconocimiento a su trabajo sobre los telómeros. El trabajo de Blackburn puede ser la clave para comprender mejor los mecanismos del envejecimiento y del cáncer.

Elizabeth comparte el galardón con sus dos colaboradores.

Efectivamente, en un trabajo realizado junto a Carol Greider, del Johns Hopkins University,  Blackburn encontró una enzima llamada telomerasa, que tiene la función de ayudar a formar el ADN de los telómeros. Blackburn, con la ayuda de Jack Szostak (del Howard Hughes Medical Institute), descubrió que la secuencia única de ADN de los telómeros previene el envejecimiento y degradación de los cromosomas. Parece que cada hebra de ADN posee en sus extremos unas moléculas que funcionan de la misma manera que las puntas plásticas que evitan que los cordones de zapatos se deshilachen. Este descubrimiento puede ser la clave para evitar que cada vez que una célula se reproduce se degrade ligeramente y -más tarde o más temprano- termine siendo inviable.
En este vídeo lo explica ella misma aunque en inglés (y aquí con más detalle):
    Efectivamente, en un trabajo realizado junto a Carol Greider, del Johns Hopkins University,  Blackburn encontró una enzima llamada telomerasa, que tiene la función de ayudar a formar el ADN de los telómeros. Blackburn, con la ayuda de Jack Szostak (del Howard Hughes Medical Institute), descubrió que la secuencia única de ADN de los telómeros previene el envejecimiento y degradación de los cromosomas. Parece que cada hebra de ADN posee en sus extremos unas moléculas que funcionan de la misma manera que las puntas plásticas que evitan que los cordones de zapatos se deshilachen. Este descubrimiento puede ser la clave para evitar que cada vez que una célula se reproduce se degrade ligeramente y -más tarde o más temprano- termine siendo inviable.
    Elizabeth comparte el galardón y el premio de aproximadamente un millón de euros (1.4 millones dólares) con sus dos colaboradores. Los especialistas aseguran que el trabajo de esta mujer tendrá varias aplicaciones prácticas, cuyos resultados veremos en las próximas décadas. Sus investigaciones son útiles a la hora de encontrar nuevas terapias para curar el cáncer, o a entender la forma en que las células madre -uno de los más prometedores campos de la medicina- pueden hacer su magia. Pero, sin dudas, el más importante avance derivado de estos descubrimientos se relacionará con la comprensión cabal del proceso de envejecimiento.
    About these ads

    Deja un comentario

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    Seguir

    Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

    Únete a otros 522 seguidores

    %d personas les gusta esto: