La vida es bella

Sábado, 14 febrero, 2009

Aprovechando que aún estamos en 14 de febrero aquí os dejo con este video

El pirata

Sábado, 14 febrero, 2009

Aquí va otra de estas anécdotas históricas tan bonitas. Esta vez la autora es Marjorie Wallé es escritora, encargada de seminarios y consultora. Dirige el Illinois Statewide Radon Program. Bajo su dirección, este programa ha sido reconocido por sus logros en materia de conciencia pública, recibiendo los premios a la excelencia y al trabajo en equipo otorgados por la Agencia de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos.

Aquel día el consultorio del médico estaba lleno, así que la señora Smith tuvo oportunidad de conversar con la madre del niño mientras él jugaba con sus soldaditos. Al principio él se mantuvo en silencio, maniobrando con los soldaditos sobre el brazo de la silla. Luego se trasladó silenciosamente al piso, lanzándole una mirada a su madre.

En cierto momento la señora Smith tuvo ocasión de preguntarle al niño qué le había sucedido en el ojo. Se detuvo a considerar la pregunta largo rato y luego replicó, levantando el parche:

-No tengo nada en el ojo. ¡Soy un pirata!

Y regresó a su juego.

La señora Smith se encontraba allí porque en un accidente automovilístico había perdido una pierna desde la rodilla. La cita de aquel día con el médico era para determinar si estaba lo suficientemente curada como para acomodar una prótesis. La pérdida había sido devastadora para ella. Aun cuando se esforzaba por ser valiente, se sentía una inválida. Racionalmente sabía que esta pérdida no debía interferir en su vida, pero en lo emocional no podía superar este obstáculo. Su médico le había sugerido practicar visualizaciones, y ella lo había intentado, pero era incapaz de forjar una imagen perdurable y emocionalmente aceptable. Se seguía viendo como una inválida.

La palabra ‘pirata” cambió su vida. De inmediato se sintió transportada. Se vio vestida como el Corsario Negro, a bordo de un barco pirata. Estaba de pie, con las piernas separadas… y una de ellas era una pata de palo. Tenía las manos bien aferradas a las caderas, la cabeza y los hombros erguidos, y sonreía frente a 1a tormenta. Los vientos tempestuosos azotaban su casaca y su cabello. Un rocío helado barría la balaustrada de cubierta mientras grandes olas rompían contra el barco. El navío se mecía y gemía bajo la fuerza de la tempestad, pero ella permanecía firme.., orgullosa, impertérrita.

En aquel momento, esa imagen sustituyó a la de la inválida y le devolvió su coraje. Miró al niño, ocupado con sus soldados.

Pocos minutos más tarde la llamó la enfermera. Mientras se balanceaba en sus muletas, el niño advirtió su amputación. -Oiga, señora, ¿qué pasó con su pierna? -le preguntó. La madre del niño se sintió mal por la pregunta. Pero la señora Smith contempló por un momento su pierna más corta. Luego le respondió con una sonrisa:

-Nada. Yo también soy un pirata.

Fuente: Marjorie Wallé

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 558 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: