Los hombres se meten en sus cuevas y las mujeres hablan

Lunes, 2 febrero, 2009

Los hombres son de Marte, las mueres son de Venus, de John Gray

Comienza este tercer capítulo con otra gran observación sobre las diferencias. Es asombroso lo acertado del análisis y lo conveniente de su clara percepción por ambas partes y evitar sufrimientos innecesarios. Efectivamente, como afirma John G, una de las mayores diferencias entre hombres y mujeres es la manera en que se enfrentan el estrés. Los hombres se concentran y las mujeres se abruman. Por eso, el se siente mejor intentando resolver los problemas mientras que ella se siente mejor hablando de ellos.

Veamos un ejemplo común. Cuando Tom llega a casa quiere relajarse y serenarse leyendo tranquilamente el diario. Se siente tenso por los problemas no resueltos de ese día y encuentra alivio en el olvido. Su esposa, Mary, también quiere relajarse de su día de tensiones. Sin embargo, quiere aliviarse hablando acerca de los problemas de ese día. La tensión que surge lentamente entre ellos se convierte en forma gradual en resentimiento: Tom piensa secretamente que Mary habla demasiado, mientras que Mary se siente ignorada. Sin comprender sus diferencias se apartarán cada vez más.

Probablemente pueda usted reconocer esta situación porque representa solo uno de los numerosos ejemplos en que hombres y mujeres están en desacuerdo. Este problema no corresponde solamente a Tom y Mary, sino que esta presente en casi toda relación.

La solución de este problema para Tom y Mary no depende de lo mucho que se amaron sino de hasta que punto entendieron al sexo opuesto. Sin saber que las mujeres realmente necesitan hablar de los problemas para sentirse mejor, Tom continuaría pensando que Mary habla demasiado y se resistiría a escucharla. Sin saber que Tom, estaba leyendo el diario para sentirse mejor, Mary se sentiría ignorada y descuidada. Persistiría en tratar de hacerlo hablar aún cuando él no quisiera hacerlo.

Estas dos diferencias pueden resolverse comprendiendo en primer lugar con mas detalles de que manera hombres y mujeres enfrentan el estrés. Observemos nuevamente la vida en Marte y en Venus y recojamos algunas ideas acerca de hombres y mujeres.

¿Cómo se enfrenta el estrés en Marte y en Venus?

Cuando un marciano se siente perturbado nunca habla de lo que le esta molestando. Nunca haría que otro marciano cargara con su problema a menos que la asistencia de su amigo resultase necesaria para resolver el problema. Por el contrario, se torna muy silencioso y se mete en su cueva privada para pensar en su problema y meditar a fin de descubrir una solución. Cuando la encuentra, se siente mucho mejor y sale de su cueva.

Si no puede encontrar una solución, entonces hace algo para olvidar sus problemas, como por ejemplo leer las noticias o jugar a algo. Al liberar su mente de los problemas del día, puede relajarse gradualmente. Si su estrés es realmente grande procura involucrarse en algo aun más excitante como correr en su auto, competir en alguna prueba o treparse a una montaña.

Cuando una venusina esta alterada o tensa, a fin de sentirse aliviada busca alguien de su confianza y le habla en detalle acerca de los problemas del día. Cuando las venusinas comparten la sensación abrumadora, se sienten mejor. Así es la manera venusina.

En Venus el hecho de compartir los problemas con otros es realmente considerado un signo de amor y confianza y no una carga. Las venusinas no sienten vergüenza de tener problemas. Sus egos no dependen de mostrarse “competentes” sino más bien de mantener relaciones afectuosas. Comparten abiertamente los sentimientos de pesadumbre, confusión, desesperanza y agotamiento.

Una venusina se siente bien cuando tiene amigos afectuosos con quienes compartir sus sentimientos y sus problemas. Un marciano se siente bien cuando puede resolver sus problemas por su propia cuenta en su cueva. Estos secretos para sentirse bien siguen vigentes hoy en día.

About these ads

2 Responses to “Los hombres se meten en sus cuevas y las mujeres hablan”


  1. [...] el capítulo 2, que lleva por título: “Los hombres se retiran a las cuevas y las mujeres hablan”, explica la razón de ese resentimiento secreto que enfría el amor en muchos matrimonios: él [...]


  2. [...] el capítulo 2, que lleva por título: “Los hombres se retiran a las cuevas y las mujeres hablan”, explica la razón de ese resentimiento secreto que enfría el amor en muchos matrimonios: él [...]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 543 seguidores

%d personas les gusta esto: