¿Qué es la Navidad?

Miércoles, 24 diciembre, 2008

Mural de la iglesia de San Juan Bautista en el rio Jordán que muestra el nacimiento de Jesucristo.

Mural de la iglesia de San Juan Bautista en el río Jordán que muestra el nacimiento de Jesucristo.

¿Qué es la Navidad? ¿Por qué se celebra? ¿Qué conmemoramos exactamente con las fiestas navideñas?

En la Navidad (nativitas, “nacimiento”) se celebra el misterio de la Encarnación, conmemorando el nacimiento de Jesús de Nazaret, el Verbo Encarnado, verdadero Dios y verdadero hombre, Salvador único y universal. “El misterio de la navidad se realiza en nosotros cuando Cristo “toma forma” en nosotros (Gal 4,19). Navidad es el misterio de este ‘admirable intercambio’” (CEC 526)

Los angloparlantes utilizan el término Christmas, (‘misa (mass) de Cristo’) y en alemán, la fiesta se denomina Weihnachten (‘noche de bendición’).

En la actualidad, especialmente a partir del sigo XIX, las fiestas navideñas están mezclando su originario carácter religioso con tradiciones de convivencia familiar y con intereses comerciales propios de la mercadotecnia que amenazan con desvirtuar su significado profundo.

Alrededores de Belén

Alrededores de Belén

¿Qué es Belén?

Belén es la aldea cercana a Jerusalén donde nace Jesús. Es también el símbolo de la variedad de situaciones y actitudes que en todas las épocas acompañaran este acontecimiento: pobreza y donación, marginación y acogida, persecución y adoración…

Durante las cuatro semanas del Adviento hemos caminado con María y José hacia Belén. Allí se manifestará (Epifanía) el Señor a los pastores (los pobres) y a los Magos de Oriente (los pueblos paganos): el mensaje es para todos: “no temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David (Belén) un salvador, que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal: encontrareis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre” (Lc 2,10-12).

sol de invierno

¿Por qué el día 25 de diciembre?

Según la Enciclopedia Católica, la evidencia más temprana de la preocupación por la fecha de la Navidad se encuentra en Alejandría, cerca del año 200 de nuestra era, cuando Clemente de Alejandría indica que ciertos teólogos egipcios “muy curiosos” asignan no sólo el año sino también el día real del nacimiento de Cristo como 25 pashons copto (20 de mayo) en el vigésimo octavo año de Augusto.

Es sin embargo a partir de 221 y debido a la obra Chronographiai, de Sexto Julio Africano cuando se popularizó el 25 de diciembre como la fecha del nacimiento de Jesús. Para la época del Concilio de Nicea I en 325, la Iglesia Alejandrina ya había fijado el Díes nativitatis et epifaníae. Así fue como poco a poco se fue extendiendo este día.

Al parecer en el Imperio Romano, las celebraciones de Saturno durante la semana del solsticio de invierno, eran el acontecimiento social principal, y llegaban a su apogeo precisamente el 25 de diciembre, según algunos es posible que se escogiera esta fecha para hacer más fácil que los romanos pudiesen convertirse al cristianismo sin abandonar sus festividades, pero esto es dudoso, pues no sería del agrado de los cristianos recién perseguidos incluir fiestas paganas en su calendario. Lo cierto es que el papa Julio I pidió en 350 que el nacimiento de Cristo fuera celebrado el 25 de diciembre. El primer documento escrito oficial es un decreto posterior del papa Liberio en 354. Podemos afirmar que a partir del siglo V, la Navidad es una fiesta universal.

Algunos expertos han intentado calcular la fecha del nacimiento de Jesús tomando los Evangelios como fuente, pues en Lucas 1, 5-8 se afirma que en el momento de la concepción de Juan el Bautista, Zacarías su padre, sacerdote del grupo de Abdías, oficiaba en el Templo de Jerusalén y, según Lucas 1, 24-36 Jesús nació aproximadamente seis meses después de Juan. En 1 Cr 24, 7-19 se indica que había 24 grupos de sacerdotes que servían por turnos en el templo y al grupo de Abdías le correspondía el octavo turno.

Contando los turnos desde el comienzo del año, al grupo de Abdías le correspondió servir a comienzos de junio (del 8 al 14 del tercer mes del calendario lunar hebreo). Siguiendo esta hipótesis, si los embarazos de Isabel y María fueron normales, Juan nació en marzo y Jesús en septiembre. Esta fecha sería compatible con la indicación de Lucas 2:8, según la cual la noche del nacimiento de Jesús los pastores cuidaban los rebaños al aire libre, lo cual difícilmente podría haber ocurrido en diciembre.

Como los turnos eran semanales, tal y como lo confirman los rollos del Mar Muerto, descubiertos en Qumrán, cada grupo servía dos veces al año y nuevamente le correspondía al grupo de Abdías el turno a finales de septiembre (del 24 al 30 del octavo mes judío).[2] Si se toma esta segunda fecha como punto de partida, Juan habría nacido a finales de junio y Jesús a finales de diciembre. Así, algunos de los primeros escritores cristianos (Juan Crisóstomo, 347-407) enseñaron que Zacarías recibió el mensaje acerca del nacimiento de Juan en el día del Perdón, el cual llegaba en septiembre u octubre. Por otra parte, según los historiadores, cuando el Templo fue destruido en el año 70, el grupo sacerdotal de Joyarib estaba sirviendo. Si el servicio sacerdotal no fue interrumpido desde el tiempo de Zacarías hasta la destrucción del templo, este cálculo tiene al turno de Abdías en la primera semana de octubre, por lo que algunos creen que el 6 de enero puede ser el día correcto.

En un tratado anónimo sobre solsticios y equinoccios se afirma que “Nuestro Señor fue concebido el 8 de las calendas de abril en el mes de marzo (25 de marzo), que es el día de la Pasión del Señor y de su concepción, pues fue concebido el mismo día en que murió“. Si fue concebido el 25 de marzo, la celebración de su nacimiento se fijaría nueve meses después, es decir, el 25 de diciembre.[3]

¿Cómo se celebra la Navidad?: Leer el resto de esta entrada »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 563 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: