Educar en tiempos de pantallas

Sábado, 15 septiembre, 2007

“La vida es como un videojuego. A veces, uno tiene que perder”, ha dicho un joven criminal después de matar, en la vida real, a siete policías.

El siguiente artículo trae algunas ideas que pueden (especialmente a los padres) hacernos pensar un poco.

“He visto algo del mundo. He viajado, he conversado con hombres de interés, he viajado a la zaga de algunos torbellinos y terremotos… Yo he sido periodista y he visto tales cosas, mas no tendrán sentido si nadie comprende que hoy significan menos para mí que el teatro de títeres de Camden Hill”.

G. K. Chesterton

Cientos de estudios demuestran que aquello que se vive en la infancia deja huellas imborrables en nuestro modo de ser y obrar. Asimismo, asegura José M. Batllori, autor del libro “Cómo educar jugando”, en esa etapa de la vida, el juego tiene un valor inestimable: el niño necesita jugar. Y de este modo, alegre y divertido, explora el mundo que lo rodea e ingresa en él. “Quizá se ha dicho poco -expresa Batllori- que el juego es el gran aprendizaje de la vida.”

Para llegar a ser un adulto equilibrado y maduro es preciso haber sido un niño que ha reído, imaginado y creado, aptitudes que se desarrollan jugando.

Pero, ¿a qué juegan los chicos y adolescentes de hoy?

Observando a nuestro alrededor, advertimos que la pelota, los patines, etcétera, quedan a un lado, desplazados por entretenimientos, aparentemente, más cautivantes. Nada para alarmarnos. Cada época tuvo sus juegos. Pero lo que deberíamos investigar es el tipo de huella que dejarán los juegos hoy vigentes. ¿Qué impronta dejarán en nuestros niños y adolescentes el Counter Strike, el GTA y los innumerables programas que la televisión les ofrece y a los cuales ellos acceden como encantados? Leer el resto de esta entrada »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 557 seguidores

%d personas les gusta esto: