La cría de águila

Sábado, 17 marzo, 2007

Aquel muchacho indio quería tener una cría de águila y subió hasta la cumbre de la montaña para coger del nido una cría recién nacida y la comenzó a cuidar. Pero su campamento aquella noche fue atacado y al huir olvidó a su cría de águila, los bandoleros se llevaron todo y entre ellos la cría de águila que terminó en un corral rodeada de gallinas. Creció entre ellas y picoteaba el suelo buscando semillas y gusanos, apenas volaba para encaramarse a algún palo e incluso imitaba con dificultad el canto de las gallinas: kikiriki… Un día vio otra águila volando a gran altura y sintió algo dentro de ella, pero una gallina le advirtió: “no lo sueñes, tu no eres más que una gallina, eso que miras no se ha hecho para nosotras”. Agacho su cabeza y siguió picoteando en el suelo: eso no era para ella, no, no era para ella…

Una mañana de primavera en un vuelo bajo un águila lanzo un profundo grito que llegó hasta los oídos del águila de nuestra historia. Ella cerró los ojos y escuchó dentro de ella una voz, una voz verdadera, de su verdad más íntima, sí, sí, ella entendía ese sonido… Sin abrir los ojos comenzó a extender sus alas y casi sin darse cuenta comenzó a volar sobre las casas y después sobre los árboles y después sobre las nubes… Sí, allí estaba ella con sus hermanas las águilas, y por primera vez sintió algo que nunca antes había experimentado, se sintió verdaderamente libre, y una gran paz y alegría lo llenaba todo.

Así ocurre cuando, aunque llevemos una vida de águila de corral, escuchamos la voz de Dios en nuestro interior, y descubrimos entonces esa verdad, la verdad más íntima que nos hace libres, la verdad de que estamos llamados a ser hijos de Dios y si nos dejamos llevar por ese “instinto” filial se llenará nuestra alma de esa misma alegría gozosa de la vida de gracia.

About these ads

5 Responses to “La cría de águila”

  1. Federico Says:

    Tengo dos pollos de aguila y me gustaría saber como tendría que cuidarlos.Lo que pretendo es poder mantenerlos y llevarlos adelante.

  2. rsanzcarrera Says:

    ¡Que suerte Federico! Me da envidia esos dos pollos de águila. Me gusta la observación de aves, soy un modesto aficionado y siempre me han encantado las rapaces y el águila entre ellas. Pero siente decirte que sobre cómo criar águilas no se mucho. Debes buscar por otro lado, hay páginas y foros sobre cetrería que están bastante bien. No me importaría ponerme a buscar contigo, si quieres lo hacemos, pero tu sabes mejor lo que buscas, si me lo dices te ayudo. Saludos y gracias por tu comentario.

  3. luis Says:

    esta hasta el cuuuuuuu


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 557 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: